Análisis y actualidad sobre la propiedad intelectual de la semilla por Jorge Ingaramo

 

Entidades gremiales y técnicas del agro y empresarios de la industria semillera se reunieron ayer con las autoridades del Ministerio de Agroindustria de la Nación para exponerles los puntos en los que el sector privado viene trabajando en conjunto, en algunos de ellos ya con consensos visibles, para intentar cerrar la disputa por el pago de la propiedad intelectual en semillas de soja y trigo.El encuentro fue convocado por la misma cartera que conduce Ricardo Buryaile. Hacía casi un año que no se realizaba una reunión de esta naturaleza en esa sede oficial.

 

En la reunión de esta semana, valorada como “positiva” por el Gobierno y los mismos productores y empresarios para alcanzar una solución, el sector privado dejó un escrito. Allí se habla de que cualquier control sobre semillas lo debe seguir realizando el Estado, como viene haciendo el Instituto Nacional de Semillas (Inase), que a su vez celebró un acuerdo con llamado sistema Bolsatech, surgido en el ámbito de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, para el traspaso de información sobre los controles. Se elogió el rol del Inase y cómo está trabajando al respecto. Al margen de esos controles, el Inase pasó de decomisar cinco toneladas de semilla ilegal en el primer trimestre de 2016 a más de 700 toneladas en el primer trimestre de 2017.

Entre los puntos del sector privado se destaca un tema ríspido: el uso propio, es decir, la figura contemplada en la ley actual de semillas por la cual sin límites un productor puede guardarse semilla de una cosecha para volver a sembrar en la siguiente campaña.

Respecto de este tema, la novedad es que el sector privado está discutiendo un consenso por el pago por el uso propio. Es decir, que haya restricciones al uso propio tal cual se lo conoce hoy.

One Comment

  1. Cristiano Casini

    El tema del uso propio de la semilla es un tema que llevará mucho tiempo para ponerse de acuerdo, pero en el mientras tanto el INASE puede reglamentar el uso propio, restringiéndolo solamente para el productor que es dueño de la tierra. Es decir todo aquel que arriende o alquile campos para la siembra cualquiera sea la forma de hacerlo, debe pagar regalías. El espíritu del uso propio, desde sus comienzos fue para beneficiar a aquellos productores que sembraban su propia tierra. Como en Argentina el 60% de la tierra se cultiva bajo diversos tipos de arrendamiento, estos productores deberían pagar las correspondientes regalías, lo cual solucionaría en parte el tema. Mientras tanto se discute o negocia la nueva ley de semillas. Además, los productores están pagando altos montos para alquilar campos, no podrían pagar “algo” para arrendar la “genetica” de las semillas que siembran? También es cierto que debe haber cierta prudencia en el % que se cobra por las regalías. Allí el INASE debería fijar ciertas pautas al respecto

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*