Para Bragachini de INTA los incendios en maquinas agrícolas se pueden evitar con buen mantenimiento


“El trigo es de muy fácil de combustión y se cosecha y siembra en calores muy profundos por eso no relacionar esto con un defecto sino todo lo contrario como un accidente que se puede evitar con buen mantenimiento y limpieza diaria, indico Bragachini, y también en cosechadoras con nuevos diseños que la Refrigeración del motor con sistema de soplando de los radiadores y el motor y no aspirando basura, hay nuevos equipos para, autocontrolar los principios de incendio”.  Según los datos del técnico en los últimos tiempos se registraron más de 40 incendios de cosechadoras de diferentes marcas importadas en la Argentina.

Todo este tema de análisis surge luego de que hace algunos días la noticia tuvo que ver con el incendio de un tractor y una sembradora que quedaron  envueltos en llamas en un campo de la zona de Gonzales Chaves, en el sudeste bonaerense.

Según contaron productores y técnicos de la región, la maquinaria es de una familia de productores de Tres Arroyos que estaba trabajando en ese lugar. El incendio se habría originado en un problema eléctrico en el tractor. Y se propagó rápidamente sobre el rastrojo de trigo. Los operarios estaban sembrando soja.

De acuerdo a fuentes consultadas, el valor de la maquinaria, entre el tractor y la sembradora, rondaría 1,7 millones de pesos, aproximadamente. Salvo daños materiales, no hubo víctimas.

 

Incendio en cosechadoras

En incendios de cosechadoras, este tipo de siniestros es iniciado y ocasionado normalmente por chispas del motor, el recalentamiento del mismo u otras partes de la máquina que toman contacto con la paja, ranza o borba que se acumulan en el ambiente que rodea la cosechadora, especialmente en la zona del motor.

Se debe tener muy presente que durante la cosecha de los cultivos de trigo y soja se produce la mayor cantidad de incendios de máquinas cosechadoras en nuestro país. Esto se debe en gran parte a que la trilla de estos cultivos se realiza en verano, en el caso del trigo, y en verano-otoño en soja; épocas en las cuales predominan las altas temperaturas y, en muchas ocasiones, baja humedad relativa, que son factores que pueden predisponer a la ocurrencia del incendio. La paja y la granza del trigo y la soja son materiales muy combustibles cuando se ponen en contacto con elementos que poseen alta temperatura, como ocurre con muchos órganos de la cosechadora.

Este fenómeno de incendio de cosechadoras en pleno trabajo, que involucra la destrucción total y/o parcial de las máquinas afectadas, está aumentando considerable y significativamente en Argentina en la cosecha de trigo, soja de 1°, soja de 2° y ocasionalmente en cosecha de maíz por varios motivos. Estos hechos se producen de tal forma, que en la actualidad más de 100 cosechadoras por año sufren principios de incendios que son sofocados a tiempo, 30 de ellas sufren daños considerables, y más de 20 unidades sufren la destrucción total (Figura 1).

Máquinas que sufrieron destrucción total por incendio en plena cosecha.

Estos siniestros, además de generar una gran pérdida económica por la destrucción de la máquina, muchas veces constituyen el principio de incendio del lote que se esta cosechando, principalmente cuando se está trabajando sobre cultivo de trigo, que luego debe ser sofocado por los mismos productores o bomberos de la zona (Figura 2).

Los bomberos llegan y controlan el incendio, pero la cosechadora y
gran parte del lote sufrieron consecuencias graves con las correspondientes
pérdidas ambientales y económicas.

Las compañías de seguros brindan pólizas que cubren los daños que pudieran ocasionarse con el incendio, pero como la frecuencia de estos siniestros es muy alta, las primas se encarecen cada día más, constituyéndose un costo que incrementa el precio total de la cosecha en Argentina.

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*