Cupping o ventosaterapia, una técnica de fisioterapia muy efectiva


Es una técnica de curación ancestral puesta de moda por Michael Phelps, Madonna o Gwyneth Paltrow, se remonta al Antiguo Egipto y ya se hicieron eco de ella figuras como Galeno o Hipócrates.

Cuando llegan las competiciones de máximo nivel muchos deportistas aparecen con marcas circulares rojas en la piel. Durante unos días nos llamó la atención y parece que cuando pasa la temporada de máximo nivel esta técnica desaparece, pero no. En fisioterapia se sigue utilizando el cupping.

El cupping, también llamado ventosaterapia o vacuoterapia, es un masaje que se realiza con ventosas a las que se les extrae el aire para hacer succión sobre la piel tras calentarlas previamente.

Con qué se realiza

Los vasos de cristal son los recipientes más utilizados, pero también se emplean recipientes de bambú, cerámica o arcilla, de plástico con bomba de aspiración, con pera de goma, magnéticas, neumáticas y hasta computarizadas.

Cómo funciona el cupping

La aplicación de la ventosa atrae a la sangre, favoreciendo la circulación a través de los canales energéticos del cuerpo, eliminando toxinas, activando el sistema venoso y linfático, tonificando la piel y estimulando el sistema digestivo. La ventosaterapia tiene diferentes formas de aplicación: pueden dejarse fijas, se pueden mover a lo largo de la espalda, girarlas, sacudirlas o quitarlas y ponerlas rápidamente son diversos los métodos que recoge la vacuoterapia.

Dónde se aplica

La zona de trabajo más habitual es la espalda, aunque también se aplican en las zonas más castigadas por la celulitis o la retención de líquidos en caso de buscar un efecto más estético que “healthy”. Incluso en la tripa en algunas ocasiones.

Beneficios

-Los deportistas de elite recurren al cupping para mejorar el flujo sanguíneo y relajar la musculatura.

-Tiene efecto analgésico para calmar determinadas lesiones o contracturas.

-Estimula el metabolismo del organismo.

-Activa la circulación de la sangre.

-Su efecto drenante reduce los edemas y la retención de líquidos.

-Incrementa las defensas.

-Regula el sistema nervioso.

-Reduce el estrés.

-Elimina el exceso de grasa y combate la celulitis.

-Ayuda a combatir el insomnio.

-Previene el estreñimiento.

El fisioterapeuta Fernando Tejero, de Slow Life House, explica que “la ventosaterapia funciona especialmente bien para tratar puntos de dolor muy congestionados”. La destrucción de la grasa también es evidente cuando se deslizan los vasos de forma más superficial a lo largo de las zonas que requieran ser tratadas.

Respecto a los efectos secundarios, “en el caso de su uso terapéutico las marcas duran sobre la piel un mínimo de cinco días. En el caso de tratamientos estéticos se pueden mantener durante tres días”

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*