“El regreso de CFK cambia todos los escenarios”… por Jorge Ingaramo

 

 

En las elecciones 2015, el “círculo rojo” (empresarios, prensa, influyentes, opinión pública bien informada, etc.) propuso a Macri un acuerdo con Massa (cuyo principal activo político era haberle abortado al kirchnerismo –dos años antes-  la re-reelección) para evitar el triunfo de Scioli. El principal estratega electoral, Durán Barba, se negó a ello –basado en el criterio que “la gente no quiere acuerdos o pactos”- y tuvo éxito. Puede decirse que Massa perdió la elección de 2015, cuando se logró que el Frente Cambiemos contara con el invalorable aporte de la UCR, en la reunión de Gualeguaychú.

Macri Presidente definió el rumbo de la política oficial en dos aspectos principales:

  1. a) una estrategia de reinserción en el mundo, para cambiar diametralmente la situación argentina y mostrar que no íbamos a ser Venezuela (Massa lo acompañó a Davos); y
  2. b) un combo económico, que incluyó políticas de shock para salir del “cepo” y resolver el tema hold-outs, acompañado con gradualismo macroeconómico.

La política exterior fue correcta y bendecida incluso por un Obama en retirada, mientras que, en lo económico, se cambió exitosamente lo urgente sin modificaciones sustantivas en lo importante. El modelo macro gradualista incluyó tres aspectos sustantivos:

-avances impactantes en la recomposición de  algunas tarifas públicas (no siempre exitosos);

-disminución gradual del déficit fiscal (nulo éxito) y pauta inflacionaria muy modesta; y

-revisión de los contratos de infraestructura y obra pública hasta poder iniciar, recién en Setiembre, “el más ambicioso plan de la historia”.

En lugar de hacerlo (gestionarlo) solo, como había planteado Durán Barba en la campaña, el gobierno Macri eligió un rumbo de acuerdos tácticos con los sectores sensatos de la oposición, para conseguir llevar a cabo las promesas electorales. Esto, teniendo en cuenta la clara minoría oficialista en la Cámara de Senadores y la habilidad negociadora de “las lanzas” de Cambiemos, en la de Diputados.

Como la gestión del déficit fiscal fue menos que gradualista, hubo que financiarlo con deuda,- aprovechando la baja tasa de interés mundial-, haciendo partícipes a las provincias en el acceso al crédito externo. La base de la Liga de Gobernadores del PJ, que se reuniera a mediados de Mayo, -a fin de evitar nacionalizar sus elecciones locales y separarse claramente del kirchnerismo y de lo que ocurra en la provincia de Buenos Aires-, está dada por el acceso de las provincias al financiamiento externo y los programas de infraestructura que han dinamizado (poco) la economía, desde Setiembre hasta hoy.

A fines de 2016, ante el éxito del blanqueo, la expectativa de una buena cosecha, el inicio del plan de infraestructura y la dispersión-implosión en la conducción gremial, y aconsejado por el gurú ecuatoriano, el gobierno Macri homogeneizó la gestión y definió su estrategia electoral de polarización con el kirchnerismo, sin contar como aliados a la oposición sensata y gozando de la anuencia del silencio prudente de la Liga de Gobernadores del PJ.

Los brotes verdes aparecieron, pero nadie los siente; inclusive. en el campo. hay cierto desasosiego. La situación económica no parece ser crucial a la hora de las elecciones del 22-O y, en los últimos meses, pero sobre todo desde el 25 de Mayo, la cuestión es: la provincia de Buenos Aires y la candidatura de CFK.

Ahora sabemos que es muy probable la presencia de la Doctora en las listas. Procederemos a construir escenarios para dos períodos bien claros: los cuatro meses y medio que faltan para el 22-O y la segunda etapa del gobierno Macri, desde el 23-O en adelante.

 

Hasta el 22-0.

Alterando las metodologías habituales, propondremos como escenario base E0 que, aunque no se hace nada sustantivo en lo económico, se complican las cosas entre el momento de confirmación de la candidatura de CFK y el 22-0. Por ejemplo: a) se posponen las inversiones privadas ante el riesgo de que Ella vaya al Senado; b) se debilitan alianzas, incluso con el campo y otros sectores afectados por el atraso cambiario; c) se vuelve a un cierto activismo gremial y de calle, muy vinculado a como den las encuestas y a la interna del peronismo-kirchnerismo; y d) se posponen consumos de sectores medios, ante el riesgo de que el ajuste venga después del 23-0. En este escenario, la inflación podría rondar el 25% anual, pero el crecimiento económico se resentiría en cierta medida (se recupera lo perdido en 2016).

El escenario alternativo, E1, supondría que el gobierno advierte que la economía no es neutra ante la presencia de Cristina y activa la gestión dormida, con el deseo de recomponer la alianza triunfante en 2015. Algunas medidas podrían ser: a) inicio de la austeridad fiscal, con una reducción de los ministerios y secretarías; b) reforma tributaria mínima, pero proveedora de alivio a sectores exportadores o de competitividad declinante; c) enunciado más preciso de un rumbo a largo plazo, para evitar que la votación sea contra Cristina y en su lugar haya una nueva “ilusión de cambio” y d) reactivación legislativa, atendiendo a acuerdos futuros pos-electorales con la oposición sensata, el PJ no K, y la Liga de Gobernadores. Se trataría siempre de polarizar con Cristina, pero tratando de consolidar la alianza implícita con los Gobernadores piolas del PJ (y serenar “la lleca”).

Es temprano para definir cuál escenario es el más probable. Pero, seguramente, el discurso “aunque no está todo bien en lo económico”, Macri nos sacará del problema, se verá fuertemente afectado por el riesgo de CFK en el Senado, aún derrotada electoralmente, lo cual no le impedirá la reconstrucción de la “oposición peronista” al gobierno Macri, en caso de ajuste. Ya los Gobernadores “amigos” mostraron su preocupación ante esta eventualidad.

 

Después del 23-O.

Si gobierno y kirchnerismo logran la polarización deseada por Durán Barba, claramente hay dos escenarios. Yendo del menos peligroso al más peligroso, podríamos plantear:

E0 – El kirchnerismo pierde en Buenos Aires pero la Doctora es senadora. Al gobierno le costará manejar la cuestión sindical y renovar su acuerdo con la Liga de Gobernadores, para enfrentar los imprescindibles cambios que demanda la economía argentina. Esto es: ajuste de tarifas, reforma del Estado y reducción del déficit, reforma laboral y previsional, revisión del federalismo fiscal, etc.. Entretanto, el margen de Pichetto en el Senado, para evitar el aluvión Cristina, será mínimo, lo cual impedirá prácticamente pasar por el Senado cualquier proyecto de Ley que incluya alguna variante del ajuste. Macri sería “el gran vetador” de leyes populistas.

E1 – El kirchnerismo gana en Buenos Aires. En este caso, claramente habría corrida cambiaria (incluso podría iniciarse ni bien las encuestas insinúen el triunfo de CFK), los problemas macroeconómicos, de inflación y tasas de interés, se volverían difícilmente manejables, los reclamos gremiales se acelerarían y la gobernabilidad que garantiza la Liga de Gobernadores, se vería dramáticamente afectada. Ni hablar de gestar un poder político suficiente para encarar las reformas de Cambiemos, que no fueron llevadas a cabo en 2016, cuando “escobita nueva barría bien”.

 

Una vez más, nadie sabe cuál será el escenario que viviremos en los dos períodos bajo estudio. No obstante ello, hay algunas consideraciones que vienen al caso:

-Las estrategias electorales de Durán Barba no son un Programa de Gobierno y, menos aún, un modelo político de gestión y probablemente, la confusión entre un éxito electoral y un desarrollo político-económico se disipe el 22 de Octubre a la noche: una cosa es ganar elecciones, otra es ganarlas con un sentido estratégico y un rumbo y otra más difícil es que el rumbo elegido permita la continuidad política de Cambiemos hasta 2023.

-En el fondo, la mesa chica del macrismo, ha repudiado todo tipo de acuerdos políticos con la oposición sensata e incluso ha dejado caer acuerdos implícitos con un radicalismo poco digno de merecer más que algún cargo, ya que no hizo nada por proponer alternativas estratégicas, suponiendo que las tuviera ( y si lo hizo, Durán Barba “las acostó” rápidamente).

-El Presidente tiene claro el rumbo y ha permitido que Durán Barba fije proyectos, estrategias y modelos de gestión, sin acuerdos políticos, haciendo abuso de su carácter de asesor estrella. Cambiemos es hoy el rumbo del Presidente, sin dudas correcto, sin un proyecto de largo plazo superador de la frase “evitar que vuelva el populismo” y/o “ganarle a Cristina”. Para el país, esta discusión es casi primitiva, por no decir lamentable.

 

 

3 Comments

  1. osvaldo larrosa

    lo lamentable es que todavía se niegue el tremendo descalabro que dejó la Doctora com la llaman en este artículo y que critiquen por modestas o demasiado gradualistas las metas del actual gobierno cuando es bien sabido que nadie engorda en dos día y nadie puede perder peso en dos días sin tener que cortarse una pierna, ergo, las medidas deben ser proporcionales aldescalabro de 12 años. Entiendo que debemos pensar que llevará bastante tiempo arreglar este desastre maquiavélico. es lícito que la gente se queje y estés “desasosegada”, como el campo; pero flaco favor se hacen los que recibieron quitas, merecidas por cierto, si se quejan cuando el contexto mundial no es el mejor. En lugar de qujarse a<porten ideas. : Se quejan los inútiles y los poco inteligentes los capaces proponen soluciones.

  2. Carlos Sarroca

    Que triste ha sido la historia en la region del Rio de la Plata! Pensar que podria haber sido muy otra si se mirase y actuase para el beneficio de todos!! Intereses, caudillismos, gente de poca monta en un lugar rico!!

  3. Edgardo Rodrìguez

    El desastre lo està imponiendo hoy este neoliberalismo. Y sì , es cierto , se va todo a la mierda

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*