La armada verde de los famosos de Hollywood


Frente a la pasividad de los políticos y el fracaso de los acuerdos de París, una legión de famosos da un paso al frente por el medio ambiente. ¿Lo suyo es postureo o auténtico compromiso?

Los vemos apoyar a causas solidarias y nos recorren dos sensaciones enfrentadas. Por un lado, nos gustan las celebrities comprometidas; por el otro, se nos levanta una ceja. ¿Será puro postureo? Pues depende. Es verdad que tienen hasta representantes específicos para darle ese twist solidario a su imagen pública, pero también que son seres humanos y se preocupan. Y quien haya escuchado a Angelina Jolie hablar de los refugiados, a Shakira de la educación o a Emma Watson de los derechos de la mujer, sabe que van en serio.

La honestidad de los activistas ambientales con carnet de famoso (Leonardo DiCaprio, Daryl Hannah o Harrison Ford) es más fácil de detectar. Cameron Díaz y Julia Roberts reciclan y conducen coches híbridos. Y Alejandro Sanz apoya a través de las redes sociales ‘La hora del planeta’, el “apagón” que propone cada año la ONG WWF para concienciar sobre el uso de energía. Sanz, de hecho, logró que se adhirieran a la campaña amigos suyos como Juanes, Shakira, Dani Martín, Eva Longoria, Alicia Keys o Kim Kardashian, con todos sus followers tras ellos. ¿Iba en serio? Cuando le pregunté, mencionó a sus hijos. “Para educarles es imprescindible dar ejemplo en casa. Quiero que haya futuro para ellos y para todos los niños. Yo, en mi casa, sigo apagando la luz”. Como él, estos famosos se toman muy en serio su compromiso con el planeta.

Los pioneros

Hace mucho, mucho tiempo, en una lejana galaxia… ellos ya les vieron las orejas a lobo contaminador.

Harrison Ford. Vicepresidente de la ONG Conservation International, ha participado en documentales sobre ecología y cambio climático, y en la serie que dirigió James Cameron, Planeta en peligro. Al ministro de Medio Ambiente de Indonesia le incomodaron tanto sus preguntas que le expulsó del país. Los científicos le han agradecido sus desvelos bautizando en su honor a dos nuevas especies: la araña Calponia harrisonfordi y la hormiga Pheidole harrisonfordi.

Daryl Hannah. La actriz de Sense8 es una veterana ecologista fundadora de la Alianza Biodiesel Sostenible y creadora de la web dhlovelife.com, desde la que ofrece consejos para un estilo de vida verde. Hannah afirma que con 11 años se hizo vegetariana al darse cuenta del daño que se ocasionaba a los animales. Desde entonces, su compromiso con el planeta solo ha ido creciendo. La han arrestado cinco veces en protestas ecologistas.

Ted Danson. El actor es el miembro más activo de la organización Océana. Danson co-escribió el libro educativo Oceana: nuestros océanos en peligro de extinción y lo que podemos hacer para salvarlos. Es miembro de la junta directiva de esta ONG y aparece en numerosas campañas por la conservación de los océanos.

Cate Blanchett. Como embajadora de la Australian Conservation Foundation, ha prestado su imagen a campañas contra los gases de efecto invernadero. Como directora artística de la Compañía de Teatro Wharf, instaló un sistema de recogida de agua de lluvia (uno de los mayores del mundo) y paneles solares. Su hogar en Sydney, sostenible y autosuficiente, utiliza únicamente energía solar y energía eólica.

Los innovadores

Crean hasta en su forma de protestar: agitación a través de las redes sociales, festivales de rock que se convierten en odas al reciclaje…

Emma Watson. Diseñó una línea de moda ecológica, Pure Threads, y, con Christy Turlington y Elle Macpherson, posó para el libro de belleza natural del fotógrafo James Houston en apoyo a Global Green USA. Ha abierto una cuenta en Instagram, @the_press_tour, donde informa sobre los modelos y accesorios (todos sostenibles) que luce en sus eventos de promoción.

Emma Thompson. La ganadora de un Oscar, y merecedora de 10, es la heroína del Océano Ártico, al que ha ido más de una vez en expedición con Greenpeace. Ha pedido públicamente a la ONU medidas para recuperar los océanos y el cese de las prospecciones sísmicas. Se ha ofrecido para ser la voz de los inuit y de la fauna polar. “Estamos aquí para defenderles a ellos y a nosotros mismos; si el Ártico se derrite nos afecta a todos”, dijo. Compuso un poema-protesta que se hizo viral: siete millones de personas firmaron su campaña.

Sting. Mientras otros cantantes piden Evian para lavarse el pelo, el cantante británico se preocupa de que en sus conciertos no se malgaste comida y se recicle la basura. Ha donado parte de su fortuna para luchar contra la deforestación del Amazonas, y ha cedido su voz, su imagen y hasta sus canciones a causas verdes.

Los empresarios

Han convertido su conciencia ecológica en un negocio verde.

Drew Barrymore. La lista de organizaciones ecologistas y animalistas a las que apoya es larga: ASPCA, Much Love Animal Rescue, Onyx and Breezy Foundation, The Rescue Train, UNICEF, World Food Programme… Además, tiene una firma de cosmética que no experimenta con animales, Flower Beauty, que ofrece maquillaje a precios asequibles. “Esa es la forma de conseguir que más personas puedan apoyar el respeto a los animales”, dice la actriz. Ella cuenta que, en parte, su conciencia ambiental despertó al interpretar a una activista de Greenpece en la película Una aventura extraordinaria.

Jessica Alba. La actriz ha üreconocido que la conciencia ecológica crece cuando tienes hijos. En su caso, la maternidad la llevó a fundar The Honest Company, una empresa que fabrica pañales para bebés totalmente naturales a base de plantas, y productos de limpieza del hogar no tóxicos: todo, 100% reciclable y renovable.

Ellen DeGeneres. Copropietaria de una marca de comida ecológica para mascotas, la presentadora y cómica lanzó una campaña en la que consiguió un millón de comidas para los refugios de perros y gatos. Además, se ha movilizado contra las matanzas de focas en Canadá. También trabaja con grupos ecologistas para proteger la Gran Barrera de Coral australiana.

Natalie Portman. Vegana “desde siempre”, en las últimas elecciones participó en un vídeo en el que se motivaba a los ciudadanos a “votar contra el cambio climático”, en referencia a la postura de Trump. Además, la actriz ha hecho campaña sobre la delicada situación de los gorilas y en 2008 diseñó una línea de zapatos ecológicos con el diseñador Té Casan.

Los fundadores

No contentos con apoyar campañas ajenas, han creado sus propias ONGs para conseguir un impacto más directo.

Jon Bon Jovi. El cantante patrocina viviendas sostenibles con su Fundación Jon Soul en distintas ciudades. También colabora con el Al Gore en los conciertos Live Earth, que el ex presidente de Estados Unidos organiza para concienciar sobre el cambio climático.

Woody Harrelson. üConocido por no usar teléfono móvil, ni prendas sintéticas, ni detergentes, el actor es otro de los héroes verdes de Hollywood. Su organización Living Tree Paper promueve el uso de productos reciclados y el bajo consumo. Además, el equipo de su autobús sostenible The Mothership (la nave nodriza), con suelos de corcho y techo forrado de paneles solares, se dedica a concienciar sobre la importancia de reducir el consumo energético y hacernos autosuficientes.

Kevin Costner. El actor cuenta que cuando vio las imágenes del derrame de petróleo del Exxon Valdez en 1989 sintió como su corazón se helaba. “Necesitaba hacer algo para ayudar a que esos desastres ecológicos no volvieran a suceder. Me pregunté: “¿No podemos separar el petróleo del agua a velocidades altas?”. Así que invertí 20 millones de dólares para descubrir cómo hacerlo”, explica. Creó la empresa Ocean Therapy Solutions, donde se investigan soluciones para limpiar y prevenir los derrames de petróleo. Una costosa apuesta verde que hace que Costner bromee con su situación financiera: “seguramente no vivo tan bien como muchos podrían pensar”.

Leonardo DiCaprio. El actor apoya numerosas causas y organizaciones como WWF, The Natural Resources Defense Council, International Fund for Animal Welfare, Global Green USA… y tiene la suya propia: la Fundación Leonardo Dicaprio, dedicada desde 1998 a proteger los últimos lugares vírgenes del planeta. También ha producido el documental La hora 11, sobre el calentamiento global, y ha donado tres millones de dólares a WWF para ayudar a duplicar el número de tigres salvajes en 2022 (el próximo año chino del tigre). Este año, cuando al fin ganó un Oscar, hizo un discurso ecologista que se convirtió en el más tuiteado de los premios.

Los clásicos

Regalan gustosamente su imagen -y sus contactos- para la causa del planeta.

Penélope Cruz. Vegetariana y gran consumidora de productos ecológicos como su hermana Mónica-, la actriz no usa pieles auténticas, conduce un coche híbrido y ha participado en campañas como Greenest City, que anima al uso de vehículos eléctricos. Pero la campaña ambiental más bonita que ha hecho ha sido poner voz al corto Agua, de Conservation International, para concienciar sobre la importancia del agua en el equilibrio de la Tierra.

Gisele Bündchen. La top brasileña es embajadora de buena voluntad de medio ambiente de la ONU. En 2014, ganó el premio International Green por su activismo. Convenció al presidente Michel Temer para vetar un proyecto de ley que eliminaba la protección a casi 405.000 hectáreas del Amazonas. ¡Ah, qué gran ecopareja hacían Leo y ella!

Alejandro Sanz. Ha viajado al Ártico con Greenpeace y logró que Barack Obama se comprometiera a su conservación. Además, tiene una marca de productos ecológicos que se producen en su finca de Cáceres.

Pink. Animalista convencida, colabora con la protectora PETA y se negó a cantar en una fiesta de su ferviente admirador, el príncipe Guillermo, porque está en contra de la caza, que practica la familia real inglesa.

Los reyes de la red

Son los amos de Instagram y Twitter y saben bien cómo usar las redes sociales para que su mensaje llegue.

Selena Gomez. La instagramer más seguida del mundo es embajadora de buena voluntad de Unicef desde 2009. Tiene una línea de ropa ecológica, Dream Out Loud By Selena Gomez, que hace camisetas para apoyar sus campañas con este organismo de la ONU.

Mark Ruffalo. Encabeza la iniciativa Artists Against Frackingjunto a Yoko Ono y Sean Lennon y mandó una petición al Congreso de EE.UU. para que actuaran contra esta práctica de obtención de hidrocarburos con alto impacto ambiental. El actor, además, es muy activo en Twitter en contra de las políticas (anti) medioambientales de Donald Trump.

Nikolaj Coster-Waldau. El actor de Juego de tronos (y embajador de buena voluntad de las naciones Unidas) recorrió Groelandia con el equipo de Google Maps para fotografiar los efectos del calentamiento climático. Y mostró al mundo cómo 300 billones de toneladas de hielo del glaciar Qoorog Fjord están desembocando cada año en el oceáno debido al aumento de las temperaturas.

Fuente: Mujer Hoy

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*