¿Por qué los vegetarianos padecen menos cáncer?


Los vegetarianos tienen un 12 por ciento menos de probabilidades de desarrollar cáncer que los que comen carne, según una investigación realizada en 2009

Si te decantaste hace tiempo por seguir una dieta vegetariana, puede que obtengas grandes beneficios para tu salud. En concreto, y según un estudio publicado en 2009 en el British Journal of Cancer llevado a cabo por científicos del Reino Unido y Nueva Zelanda, las posibilidades de desarrollar cáncer se reduce un 12% frente a aquellos que consumen carne de forma habitual en su alimentación.

En la investigación de más de 61.000 personas, los científicos siguieron a los consumidores de carne y vegetarianos durante más de 12 años, durante los cuales se diagnosticó de cáncer a 3.350 de los participantes. Descubrieron que el riesgo de que se les diagnosticara cáncer de estómago, vejiga y sangre era menor en los vegetarianos que en los que comen carne.

La diferencia más llamativa fue en los cánceres de sangre, incluidos la leucemia, el mieloma múltiple y el linfoma no Hodgkin. El riesgo de estas enfermedades fue un 45% menor en los vegetarianos que en los que comen carne.

El profesor Tim Key, autor del estudio, aseveró que “nuestra amplia investigación sobre el riesgo de cáncer en vegetarianos encontró que la probabilidad de que las personas desarrollen algunos cánceres es menor entre los vegetarianos que entre las personas que comen carne. Los vegetarianos eran mucho menos propensos a desarrollar cánceres de sangre que incluyen leucemia y linfoma no Hodgkin. Se necesita más investigación para corroborar estos resultados y buscar las razones de las diferencias”.

El estudio analizó 20 tipos diferentes de cánceres. Las diferencias en los riesgos entre los vegetarianos y los consumidores de carne eran independientes de otras conductas relacionadas con el estilo de vida, como el tabaquismo, el consumo de alcohol y la obesidad, que también afectan la posibilidad de desarrollar cáncer.

Sara Hiom, directora de información de salud de Cancer Research UK, dijo: “Estos interesantes resultados se suman a la evidencia de que lo que comemos afecta nuestras posibilidades de desarrollar cáncer. Sabemos que comer mucha carne roja y procesada aumenta el riesgo de cáncer de estómago, pero los vínculos entre la dieta y el riesgo de cáncer son complejos y se necesita más investigación para ver cómo es de grande dicho vínculo y qué factores dietéticos específicos son más importantes”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*