Productores familiares tras el cultivo de agua de lluvia


Son los integrantes de la Asociación Civil Familias Productoras de Esteban Echeverría quienes la recolectarán para el ganado y la siembra. El proyecto tendrá el financiamiento del Programa Prohuerta (INTA/MDSN) y el seguimiento técnico del INTA AMBA.

 

 

 

Oda al agua. Al riego. A esa maravilla fértil que permite que la cosecha sea una siembra vigorosa y que los animales puedan crecer lo necesario. Así es como 16 familias del municipio de Esteban Echeverría contarán con este elemento vital a partir de la construcción del sistema recolector de agua de lluvia. Un proyecto aprobado recientemente en el marco del Programa Prohuerta (INTA/MDSN) que tendrá el apoyo técnico del INTA AMBA.

Mariana Garófalo, promotora del grupo Cambio Rural II Productores Porcinos de Esteban Echeverría, explicó que la propuesta Agua sostenible y sustentable será clave para el ganado mayor, menor y las huertas agroecológicas.

“La recolección del agua se realiza a partir de la colocación de un sistema de canales recolectoras en los techos de las viviendas o corrales, de allí el agua se almacena en tanques sistema con capacidad para 2 mil litros de agua. Por gravedad se llenan los bebederos y con la utilización de bombas se distribuye en las huertas”, detalló.

Los beneficiados de la agricultura familiar, agrupados en la Asociación Civil Familias Productoras de Esteban Echeverría, son productores bovinos, porcinos y hortícolas agroecológicos y en transición.  De la organización participan un total de 16 familias de la zona que presentan características distintas y entre los cuales se encuentran, mujeres, jóvenes emprendedores y adultos mayores que producen en la zona hace más de 30 años.

Leonardo Davies, jefe de la agencia INTA AMBA San Vicente, describió que

“la producción de alimentos del AMBA tiene 14 millones de potenciales consumidores. Por eso es clave que apoyemos la producción de alimentos del conurbano bonaerense. Se trata de productos que están más cercanos, más a la mano y que generan precios más accesibles porque llegan a la mesa con menos costos de fletes que encarecen su valor”.

En esta zona geográfica del conurbano confluye lo urbano y lo rural. Aquí forman parte de la economía de los mercados regionales llevando sus productos directamente a los puntos de venta locales.

Garófalo explicó que viven exclusivamente de lo que producen en sus establecimientos y que por eso acceder a agua de calidad de manera sustentable, tanto para los animales como para utilizar en el riego de sus huertas

es sumamente importante para la continuidad de las economías familiares ya que la mayoría obtiene el agua de arroyos de la zona lo que implica mover a los animales distancias considerables para que puedan beber agua y en el caso de los productores hortícolas su acceso al agua solo ocurre por medio de las precipitaciones limitando esto la producción”.

La alternativa

Debido a la falta de grandes extensiones para alimentar a los animales la producción bovina se ve obligada a ser realizada de forma nómade, trasladando a los animales por distintas zonas para que estos puedan alimentarse del pastizal natural de la zona, sumado a esto, el ganado debe ser trasladado grandes extensiones para acceder a arroyos cercanos y así poder satisfacer las necesidades de agua.

“Esta situación hace que los productores se encuentren constantemente moviendo a los animales hecho este que ocasiona un extremo cansancio tanto de los animales como de los productores que además se encuentran someten a situaciones delictivas tanto contra ellos como sobre el ganado”, se lee en el documento en el cual se redactó la propuesta aprobada.

Guillermo Liemich, promotor asesor del grupo productores bovinos de Esteban Echeverría, quien también impulsa esta propuesta agregó que

“gracias a este proyecto comunitario muchas familias mejoraron la distribución de agua al interior de sus viviendas, mejoraron sus hogares y lograron una mayor vinculación entre los vecinos”.

Por su parte, la promotora de Cambio Rural II sumó que en el caso de los productores porcinos y los productores hortícolas de la zona estos se ven obligados a depender de bombas eléctricas y perforaciones de elevado costo para obtener agua de las napas subterráneas pero este sistema se ve afectado permanentemente por cortes de luz constantes y en muchos casos que se prolongan por más de varios meses. “Por eso la alternativa que valoramos para mejorar su situación es la de acceder al agua recolectando de las precipitaciones”, subrayó Garófalo. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*