“Que significa el proyecto digital farming de Bayer”… por el Ing. Andrés Méndez


Básicamente sería lo que se llamó agricultura de precisión en Argentina desde sus inicios. La propuesta de Bayer es muy interesante porque al tener la posibilidad de contar con productores líderes donde se pueden realizar ensayos y tener otra visión de la agricultura permitiría lograr los objetivos planeados por la empresa.

El recopilar información año a año en diferentes capas donde se ven cultivos, rendimientos, análisis de suelos, características de los suelos, ensayos de cultivares, imágenes satelitales, imágenes obtenidas por drones, fotografías puntuales, robotización, automatismo, entre otros es lo que termina haciendo mejor a los usuarios de este sistema propuesto.

Lo que se busca y siempre se ha buscado con estas tecnologías es que los productores sean más competitivos y que produzcan más. Hoy la cantidad de información que poseen muchos técnicos, contratistas, productores, instituciones, empresas, entre otros actores es realmente muy elevada comparada con 20 años atrás. Muchas veces este exceso de información hace que a los productores se les dificulte la toma decisiones sobre las nuevas tecnologías ofrecidas por las empresas sumado a que todos los años aparecen nuevos híbridos, variedades, maquinaria, software, robots, etc. Por estos comentarios es que hace falta que personal capacitado de empresas puedan ayudar a esa toma de decisiones sobre qué y cómo producir dentro de un determinado paquete tecnológico.

Este sistema productivo posee algunos puntos que son claves a la hora de las recomendaciones para producir por parte de las empresas. Si nos basamos en que por lo general los productores que lo aplicarían son líderes, que a su vez ellos en sus campos realizan ensayos desde hace varios años, que por lo general conocen sus potenciales productivos máximos de cada uno de sus ambientes en el campo, que han probado gran parte de la tecnología disponible, que conocen bien sus costos de producción y el retorno de cada peso invertido en sus sistemas productivos. Todo esto hace que para una empresa como Bayer sea un gran desafío aconsejar a estos productores dado que se estaría haciendo cargo del resultado de dichas decisiones que son tomadas en los campos y esto se haría cada año más determinante como complicado.

La digitalización de los campos llegó para quedarse y hoy es parte del paquete tecnológico ofrecido por las empresas multinacionales como nacionales y no solo compañías de protección de cultivos o productoras de semillas, sino también de maquinaria agrícola, producción de software y hardware, innovaciones en startups, sistemas de gestión, modelos de simulación, satélites, base de datos, sensores, visión artificial, robots, drones, electrónica, hidráulica, producción de carne, tambos, industrias, red de estaciones meteorológicas, radares, etc. Todos estos puntos descriptos sumados a la producción sostenible donde se preserve el ambiente productivo futuro serán claves para generar confianza sobre la producción de los alimentos en nuestro país y en muchos otros países del mundo. Sobre todo se debe tener en cuenta al resto de la población periurbana que muchas veces se siente afectada y es afectada, como a todos los consumidores de productos alimenticios provenientes de los campos o alimentos de producción sintética.

El esquema planteado por Bayer de hacer una producción sustentable o sostenible en el tiempo contempla una merma de aplicaciones de agroquímicos para las zonas periurbanas así como en el resto de los campos. Vale la pena destacar que hoy existe muchísima tecnología que ayuda a lograr este objetivo planteado por la empresa y ya se tienen ensayos en campos de productores que han logrado bajar agroquímicos en un 80% haciendo las aplicaciones en el momento oportuno con solamente utilizar sensores infrarojos activos. Hoy con la utilización de drones y robots se podría bajar aún más el uso de los agroquímicos, inclusive pudiendo combinar robots que controlan no solo químicamente sino mecánicamente las malezas. Robots inteligentes que solo salgan y controlen malezas puntuales con un solo chorrito de productos químicos o con el control mecánico de una azada en dicha maleza de manera puntual.

Es muy interesante como las empresas están ofreciendo estos sistemas tecnológicos pero cabe aclarar que si no existe un rédito económico por el producto logrado será complicado que los productores y contratistas sigan apostando a la tecnología. Este punto no es un punto menor, dado que ha quedado demostrado con más de 20 años de aplicación de agricultura de precisión en Argentina que los productores y contratistas solo la aplican si realmente les es redituable. Muchas veces han sido las herramientas más simples de control las más vendidas (ej: banderilleros satelitales o monitores de siembra) y las herramientas más complejas por necesitar mayor análisis técnico han sido las menos vendidas (ej: dosis variable de insumos semilla o fertilizantes).

Si el sistema digital farming se quisiera basar solamente en la aplicación variable de insumos sitio específico seguramente tendrá un techo en la utilización. Pero si el sistema es más integrador y digitaliza toda la producción de manera más eficiente y con mejores precios en los productos producidos, seguramente el sistema será de mayor utilidad. Por otro lado sin olvidar a los consumidores y a la sociedad en general que hoy es la principal en desconfiar en la producción agropecuaria de manera sustentable.

Hoy con la existencia de maquinaria más precisa y confiable que poseen estaciones meteorológicas en las cabinas de las pulverizadoras, como capacitando a los operarios de las mismas y tal vez uniendo a la sociedad que se encuentra en un pueblo cercano por medio de aplicaciones en celulares para que cada persona pueda observar cómo se realizan esos trabajos pueden ser una entrada más para que se comiencen a aceptar límites menores de aplicaciones. Se pueden proponer protocolos de aplicaciones en periurbano donde la maquinaria debería contar con una serie de dispositivos tecnológicos para disminuir las aplicaciones y así comenzar a demostrar que se quiere comenzar a cambiar pensando en la sociedad.

La trazabilidad de la producción es un punto clave donde quedarían marcados todos los pasos realizados para lograr un determinado producto y eso daría mayor confiabilidad al consumidor.

Estas mejoras deberían estar acompañadas de beneficios económicos por calidad de producción donde las ventas puedan realizarse en diferentes mercados mundiales y tener en cuenta las exigencias de esos mercados. Se pueden contactar mercados en otros países previos a la producción y realizar el producto deseado por ese comprador. Para ello se pueden aplicar protocolos de producción que ese país necesita para poder venderles a mejores precios. En definitiva sería conocer previamente a producir y no como lo es hoy que se produce como uno cree o quiere y después se vende. Tratar de salir de la lógica de vender commodities para vender alimentos que necesitan mercados específicos y de ésta manera se justificaría la necesidad de contar con tanta tecnología.

Ing. Agr. Andrés Méndez – Asesor privado

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*