Transforman residuo urbano en insumos productivos


Se trata del chipeado de ramas proveniente de los residuos de poda de las calles. Lo consiguieron mediante el trabajo coordinado con organismos nacionales y el municipio.

 

 

La frase “nada se pierde, todo se transforma” está más vigente que nunca en Esteban Echeverría, a menos de 30 kilómetros al Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí productores de los grupos de Cambio Rural II “Productores Bovinos” y “Productores Porcinos” transforman el chipeado de ramas proveniente de los residuos de la poda municipal en insumo clave para el crecimiento de sus emprendimientos agropecuarios.

Esta iniciativa surge a través de los trabajos realizados por la Mesa Interinstitucional de Esteban Echeverría conformada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro), Secretaria de Agricultura Familiar, SENASA, el INTA AMBA San Vicente y Lomas de Zamora, y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) junto con la Agencia para el Desarrollo Sostenible  de la Municipalidad de Esteba Echeverría.

Mariana Garófalo y Guillermo Liemich, promotores de estos grupos del Sur del Gran Buenos Aires, coinciden en que “este producto es de gran ayuda para los productores ya que estos pueden utilizarlo como cama para los animales tanto porcinos, caprinos, ovinos y bovinos”.

Con la utilización del chipeado, en la producción animal se disminuyen los riesgos de contraer enfermedades respiratorias debido a que disminuye la humedad de los corrales. Efecto este que también favorece a la productividad de los rodeos ya que los animales descansan en suelos secos evitándose el estrés por frio y humedad producido cuando las camas se encuentran con barro.

Aquí producen una importante cantidad de agricultores familiares que generan una gran variedad de alimentos como hortalizas, productos cárnicos de bovinos, porcinos, caprinos, ovinos y derivados de la elaboración láctea.

“Además –explican los promotores– se minimizan las enfermedades podales que contraen los animales al pararse sobre superficies duras y con alta humedad. Todo esto genera un mayor aumento diario de peso, comparado con camas con superficies no adecuadas, que se traduce en mayores resultados económicos con una mínima inversión. De esta manera también disminuyen los costos de producción ya que el chipeado sustituye la viruta de madera que se compraba para utilizar como cama.”

Una vez concluido el primer uso  pueden compostarlo y utilizarlo como abono para la producción hortícola. Esta utilización es también muy importante ya que los promotores están trabajando con los productores en generar un núcleo de producción agroecológica, con la utilización del chip compostado se aumenta la fertilidad y estructura del suelo que en la zona proviene de antiguos hornos de barro y por lo tanto es de baja capacidad para la producción hortícola.

El chip de la madera, además, es una importante fuente de enriquecimiento del suelo y clave para lograr energía calórica por ejemplo en hornos de barro. Es clave para la sustentabalidad ambiental esta transformación de un elemento de poda que no tiene un uso específico y es muy necesario.

Sin dudas el manejo de los animales y su alimentación es una ardua tarea para los productores que poseen una limitada disponibilidad de recursos naturales y requieren el trabajo constante de todos los miembros de la familia para lograr la productividad de sus establecimientos.

Aunar esfuerzos

“Estas producciones familiares generan el suministro de alimentos frescos a  las poblaciones colindantes que de no tener acceso a estos tendrían que pagar precios más elevados por su alimentación debido a  los costos de comercialización generados en las distintas cadenas alimenticias”, resumen los promotores de Cambio Rural II de Esteban Echeverría.

Es clave esta transformación del residuo de la madera ya que se favorecen las producciones agropecuarias de la zona y se reduce la cantidad de desechos generados en el municipio.

En este contexto Garófalo y Liemich subrayaron que “es de suma importancia para los promotores de los grupos que se continúe la articulación con el municipio para aunar esfuerzos y mejorar conjuntamente”.

Vale destacar que entre ambos equipos de trabajo suman 19 familias que obtienen, además, el asesoramiento directo del INTA AMBA de San Vicente. Además, en la zona también colabora la Oficina de Desarrollo Local del INTA AMBA que está en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ).

Comments are closed.