En Uruguay la movilización sorprende a las gremiales rurales


Inusitada adhesión recuerda preparativos de manifestación de abril de 1999

Una movilización de productores rurales que tuvo su punto de arranque en el departamento de Paysandú para manifestar su descontento al gobierno, a la que se sumaron inmediatamente sus colegas de Río Negro y Salto, sorprendió a las instituciones agropecuarias.
Algunos dirigentes de las principales gremiales rurales no ocultaron su inquietud y la necesidad de prestar atención a las manifestaciones que se expresan a nivel de productores, porque así comenzó la histórica movilización que rodeó el Palacio Legislativo en abril de 1999.
El movimiento que se está extendiendo a todo el país es un toque de atención doble: para el gobierno, porque los reiterados planteos gremiales sobre la falta de condiciones económicas adecuadas para producir necesitan una urgente atención. Por otro lado, el mensaje a la institucionalidad gremial agropecuaria destaca que se desbordó la paciencia de los productores por la falta de resultados a su gestión.
Desde la esfera de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) y de la Federación Rural (FR) se ha visto con buenos ojos este movimiento, aunque no comparten medidas que puedan crear dificultades mayores en otros ámbitos de la vida del país.
“Aquí estoy”, se vio obligado a decirle a la dirigencia agropecuaria el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGP), Tabaré Aguerre, luego que algunos dirigentes indicaron que el jerarca “estaba desaparecido”.
La mayor molestia de los productores, que motivó que en muy pocos días este movimiento fuera creciendo a partir de la convocatoria por redes sociales, con la participación de varios miles de participantes, no pasa solo porque el presidente Tabaré Vázquez no recibió a las gremiales rurales antes de fin de año. Pasa porque a la gente no le alcanza la plata para hacer frente a las obligaciones que debe cumplir para seguir produciendo, dijo enfáticamente a El Observador Agropecuario el presidente de la Sociedad Rural de Río Negro, Rafael Secco.
Esta institución, si bien no ha resuelto aún integrarse a este movimiento, exhortó a sus productores a concurrir a la anunciada reunión del 23 de enero en Durazno, donde se definirán las medidas de protesta de los productores.
Para las gremiales ruralistas significa un toque de atención el surgimiento de este movimiento. Esta manifestación se veía venir y se trató de advertir al gobierno sobre el descontento generalizado de los productores, manifestó a El Observador Agropecuario el vicepresidente de la FR, Miguel Sanguinetti.
Señaló que hay subsectores con problemas económicos muy graves, como el arrocero y la lechería. Confió que hay todavía mucho para seguir trabajando a través del diálogo. Dijo que es un logro que frente a una inflación de 6,55% el gasoil haya aumentado un 4,8% y que la electricidad se haya incrementado en 3,2%. Hay que seguir trabajando en ese sentido, sostuvo.

Los reclamos

Si bien aún no está definida la plataforma de los reclamos del movimiento de productores, sobresalen entre otros puntos, los referidos al costo del gasoil y la electricidad; el atraso cambiario y la carga impositiva, que en algunos estratos de la producción resulta muy pesada. También el endeudamiento, que representa más de 75% de la producción agropecuaria, destacó a El Observador Agropecuario el vocero del movimiento

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*