Connect with us

Hi, what are you looking for?

Agricultura

Checklist de balance de carbono, ¡positivo!

 Productores agropecuarios comprometidos con la salud del suelo, estudiaron el impacto de realizar rotaciones diversas e intensificadasy encontraron impactos positivos y contundentes sobre la capturade carbono. 
Bajo nuestros pies yace un recurso invaluable que contiene y sostiene la vida del planeta: el suelo. Según la FAO un suelo sano es un ecosistema vivo y dinámico que mantiene importantes servicios ecosistémicos como el ciclado de nutrientes, la regulación del clima, la retención y purificación del agua, el suministro de fibras, combustibles y alimentos, entre otros. Los suelos son considerados sumideros naturales o “almacenes” de carbono (C). En un ciclo virtuoso, el dióxido de carbono (CO2) es secuestrado por las plantas a través de la fotosíntesis y luego mediante la descomposición de la biomasa vegetal pasa a formar parte del C orgánico del suelo (COS).
Es así que el COS, además de otorgar capacidad productiva, es parte fundamental en el circuito de captura de gases de efecto invernadero y consecuentemente de la mitigación del cambio climático
Su stock es dinámico y, en función de las prácticas que se realicen sobre el suelo, aumenta o disminuye. En la búsqueda de herramientas sustentables que permitan fortalecer la salud del suelo y generar un balance positivo de carbono, Aapresid promueve la Agricultura Siempre Verde (ASV), basada en rotaciones diversas que apuntan a mantener el suelo cubierto de plantas vivas a lo largo de todo el año; y acompañada de la Siembra Directa, que entre sus numerosos beneficios, evita la oxigenación de la materia orgánica y la consecuente pérdida de carbono. El potencial de estas prácticas para expandir el secuestro de C de la atmósfera hacia el suelo es enorme.
El Sistema Chacras de Aapresid, en conjunto con INTA, logró demostrarlo mediante mediciones de COS y MO en tres Chacras, a partir de las cuales se obtuvo evidencia contundente del impacto de las rotaciones más verdes sobre las reservas de C del suelo. 
 Foto: Suelo de Chacra VINPA de Aapresid. 
 Chacra Pergamino Desde el corazón de la Pampa Húmeda, la Chacra Pergamino trabajó durante 6 años en rotaciones intensas y diversas para investigar el impacto de la ASV sobre la salud del suelo y la captura de C. Para ello, llevó adelante ensayos en tres establecimientos de la zona, donde se evaluaron diferentes intensidades de rotaciones que oscilaron entre 0.46 a 0.90 IIR (índice de intensidad de la rotación) con la inclusión de pasturas, cultivos de servicios (CS) y de grano; también variaron en la proporción de gramíneas del 36 al 90%. La tendencia encontrada fue clara: la evolución del stock de COS y MO respondió positivamente a la intensificación de las rotaciones y sus valores aumentaron significativamente en aquellos planteos que incluyeron gramíneas y pasturas
Sorprendentemente, las dos rotaciones con más historia de vicia (Tr/Sj-Vic/Mz y Tr/Mz-Vic/Mz) fueron las que generaron más ganancias de C edáfico. Posiblemente, esto fue debido a que los grandes aportes de C y N orgánico de la leguminosa al suelo mejoraron el rendimiento de los cultivos. Chacra Bragado-Chivilcoy Con un planteo similar a la Chacra Pergamino, pero con el objetivo de transformar su manejo y “contribuir a mejorar la competitividad de los sistemas de producción a través de la intensificación, diversificación y nutrición sistémica”, esta Chacra condujo ensayos de intensificación con cultivos de grano y de servicios. 
Las rotaciones fueron desde las más típicas de la zona (Cultivo_Invierno/Sj2°- Mz1°- Sj1°) con periodos de ocupación del suelo con plantas vivas del 54%, hasta rotaciones ”más verdes” con periodos de ocupación de hasta el 77%, ya sea por medio de cultivos invernales o de servicios (CI/Mz2°-CI/Sj2° y CS/Mz1°-CS/Sj1°). Al igual que la Chacra Pergamino, al comparar la evolución del COS y de la MO con los valores iniciales se observaron tendencias positivas asociadas a la intensificación. Así, las rotaciones ”más verdes”, ya sea a través de un mayor número de cultivos de cosecha o de CS, fueron las que hicieron un mayor aporte de C, de hasta 6 tn/ha entre 2013 y 2019. Por otro lado, las rotaciones menos intensas se tradujeron en caídas en el stock de C. Chacra VINPA La Chacra más austral de Aapresid llevó la ASV a los Valles Irrigados Norpatagónicos (VINPA) de Río Negro y sur de Buenos Aires con el desafío de desarrollar una agricultura “generativa” a partir de suelos prístinos de muy poco desarrollo, en una zona de alto potencial. Luego de seis años de trabajo, a partir de suelos muy poco desarrollados y a través de CS poli específicos otoño-invernales (cebada y/o centeno en combinación con vicia), pasturas perennes consociadas y cultivos anuales, bajo sistemas de riego por aspersión con aguas provenientes del Río Negro, se logró “bombear C” al suelo y pasar de sistemas de ganadería extensiva con cargas de 1 vaca cada 15/20 ha a poder obtener producciones de trigos de 10 tn, sojas de 4.5 tn, maíces de 15 tn y vicias de 6 tn MS.
La Chacra caracterizó la evolución de las propiedades de los suelos luego de varios años de agricultura, y encontró incrementos de hasta 40% -variables en función del tipo de suelo-, en el contenido de MO luego de transitar una agricultura de commodities intensificada con CS, en comparación con los ambientes prístinos. 
Comprender la importancia y la dinámica del carbono del suelo es clave para lograr sistemas de producción con balances positivos, donde cada aporte, por mínimo que parezca, es un granito de arena y un legado de sustentabilidad para las generaciones futuras. Aapresid sigue trabajando por ello e invita a cada productor a sumarse al desafío.

Fuente: AAPRESID
La  Foto de tapa corresponde a un lote de Cultivos de servicios en Chacra Bandera de Aapresid. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.