Connect with us

Hi, what are you looking for?

Agricultura

Cómo controlar malezas difíciles en soja

Las sojas resistentes a glufosinato de amonio son una nueva herramienta para el manejo de malezas difíciles en la postemergencia del cultivo. Cómo hicieron en Los Toldos (BA) y Landeta (SF) que lotes altamente infestados llegaran limpios a cosecha.

Agustín Quiroga es un técnico que asesora un campo de 650 hectáreas, en los Toldos (BA). En las últimas cuatro campañas, ha evidenciado una gran presión de nabo resistente tanto a 2,4D como a glifosato, con nacimientos durante todo el ciclo de cultivo. Para atender a esta problemática, en la campaña 2021/2022 decidió sembrar soja resistente a glufosinato de amonio. El objetivo, contar con más herramientas para el control de malezas difíciles sin resignar rinde.

Para lograr este objetivo fue clave el uso de LIFELINE®, el herbicida post emergente de UPL Argentina para el control de malezas de hoja ancha y gramíneas en cultivos resistentes a glufosinato de amonio. “Utilizamos este producto para el control de nabo y los resultados fueron sorprendentes”, resalta Quiroga. Y para llegar a esta categórica conclusión, primero dejó una zona testigo sin aplicar con el propósito de comparar el desempeño del herbicida. “Pudimos notar que en la zona donde no se aplicó, la maleza llegó a fructificar y semillar, lo cual es un problema para el año siguiente porque se sigue incrementando el banco de semillas. En cambio, en el resto del lote, donde sí se utilizó LIFELINE®, comprobamos que se logró cortar el ciclo a tiempo y disminuyó de manera notoria el banco de semillas de la maleza problema. El resultado es excelente”, enfatiza.

Germán Llanos, responsable de Desarrollo de Mercados en Zona Norte para UPL Argentina, sostiene que —en este contexto de malezas complejas— ya no alcanza con un solo producto o herramienta para controlar la alta presión. “Hay que pensar en estrategias de manejo integrado. Y esto no sólo involucra la rotación de modos de acción sino también acciones de overlapping – de solapamiento entre herbicidas- que incluyan el uso de herbicidas residuales, rotación de cultivos y la posibilidad de -cuando es posible- incorporar cultivos de cobertura para lograr un puente verde que frene los nacimientos de diferentes malezas”, enfatiza.

Según el especialista, LIFELINE® (glufosinato de amonio al 28% SL) es una herramienta fundamental para el manejo de malezas en sojas resistentes a glufosinato de amonio. “Su posicionamiento puede ser en estrategias de doble golpe, de 7 a 10 días posteriores a una aplicación de un graminicida (como CELEBRATE® o SELECT® de UPL) o a algún hormonal que quiera el productor aplicar para problemática de malezas latifoliadas”, explica. Además, agrega que “la recomendación post emergente va desde V2 hasta V4, donde podemos hacer una entrada sin tener problemas de fitotoxicidad para el cultivo”.

A 400 kilómetros de Los Toldos, en Landeta (Santa Fe) la experiencia con LIFELINE® fue igual de exitosa, aunque con otras condiciones y malezas. “Nuestra mayor problemática es el sorgo de alepo y, específicamente en soja, el yuyo colorado y la rama negra”, cuenta Federico Abadie, asesor de cultivos para Camurri S.A.

Al igual que en el anterior caso, el problema fue abordado mediante el uso de nuevas tecnologías al sembrar soja resistente a glufosinato de amonio y controlar con LIFELINE® en complementación con 2,4D. “Tenemos que decir que LIFELINE® anduvo muy bien. Nosotros hemos optado por sembrar diferentes variedades de soja resistente a glufosinato de amonio para conocer el potencial de rinde que tenía cada material y también para evaluar la sanidad. Hemos realizado controles en los distintos estadíos del cultivo y comprobamos que el desempeño fue excelente; no hemos notado escapes y el lote llegó a cosecha limpio, en excelentes condiciones”, resume el técnico.

Juan Pablo Colomba, responsable de Desarrollo de Mercado en el sudeste de Córdoba para UPL Argentina, sostiene que LIFELINE® es una herramienta que se suma al manejo estratégico de malezas y no invalida el uso de herbicidas residuales o preemergentes.

“Desde UPL estamos recomendando realizar un manejo integrado; no aislarse en acciones individuales sino combinar prácticas culturales con herbicidas con distintos mecanismos de acción y sumar tecnologías como la que otorga al cultivo resistencia a glufosinato de amonio”.

Para optimizar la acción de LIFELINE®, los técnicos sostienen que la aplicación debe ser en los momentos de mayor radiación solar para que la maleza esté en proceso de activo crecimiento, siempre acompañando de 2,4D sal colina. La dosis recomendada es de 2 L/ha + sulfato de amonio.

Acerca de UPL

UPL Ltd. (NSE: UPL & BSE: 512070) es un proveedor global de productos y soluciones agrícolas sostenibles, con ingresos anuales que superan los 5 mil millones de dólares. Somos una empresa orientada a un propósito. A través de OpenAg, UPL se centra en facilitar el progreso de toda la cadena de valor agrícola. Estamos construyendo una red que redefine la forma en que toda una industria piensa y trabaja: abierta a nuevas ideas, formas innovadoras y nuevas respuestas mientras nos esforzamos por lograr nuestra misión de hacer que cada producto alimenticio sea más sostenible. Como una de las empresas de soluciones agrícolas más grandes del mundo, nuestra sólida cartera consta de productos biológicos y soluciones tradicionales de protección de cultivos con más de 13.600 registros. Estamos presentes en más de 130 países, representados por más de 10.000 colegas a nivel mundial. Para obtener más información sobre nuestro portafolio integrado de soluciones en toda la cadena de valor alimentaria, incluidas semillas, poscosecha, así como servicios físicos y digitales, visite upl-ltd.com // ar.uplonline.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *