Connect with us

Hi, what are you looking for?

Mas Noticias

El 2022 termina con la primavera más seca de los últimos 35 años y con caídas del 50% en los rindes potenciales de soja de primera

Resumen del Informe región núcleo

El 85% de la región núcleo terminó la primavera con un 50% menos de lluvias que la media histórica para esa estación. En este contexto el rinde potencial de la soja de primera caería hasta en un 50% y las pérdidas que podrían trepar hasta los 700 u$s/ha.

El 2023 arrancará con lluvias

Tendrán lugar a partir de las últimas horas del sábado sobre el oeste de la zona núcleo GEA, para luego ir avanzando por el resto del área durante la jornada del domingo.

“Los acumulados pluviales de diciembre no solo quedan muy lejos de los estadísticos mensuales sino también por debajo de los totales que alcanzó diciembre 2021”, dice el Dr. Aiello.

Primavera 2022: la más seca de los últimos 35 años y con varios hitos zonales negativos

Las lluvias de esta primavera quedaron muy por debajo de los promedios históricos (300 a 350 mm). El 85% de la región núcleo terminó la primavera con acumulados por debajo de los 150 mm, o sea, con menos de la mitad de lo que suele llover en esa estación.  Cada uno de los tres meses que la componen aportó precipitaciones por debajo de la media. El este bonaerense y un sector del sur santafesino fueron las zonas que recibieron los menores milimetrajes: en los tres meses que dura la primavera no se superaron los 100 mmEn Venado Tuerto es la primavera más seca de los últimos 100 años, con 102 mm.  En Pergamino, con 148 mm,  es la cuarta primavera menos lluviosa en 110 años. Para encontrar una primavera menos lluviosa hay que remontarse hasta el año 1975, donde se registraron 130 mm. En Marcos Juárez, la primavera del 2022 es la tercera menos lluviosa en 112 años, con 132 mm. El noroeste bonaerense fue la zona más beneficiada con las lluvias de fines de noviembre. Allí las precipitaciones siguen estando debajo de la media histórica, pero superan los 150 mm. General Villegas marcó 220 mm esta primavera.

Los acumulados de la primavera en la región núcleo no solo quedan muy lejos de los acumulados estadísticos mensuales sino también por debajo de los totales que alcanzó la primavera 2021. El año pasado la mayor parte de la región también había quedado por debajo de los promedios históricos. En este 2022 el panorama es aún más crítico, ya que se adiciona el tercer año consecutivo con el fenómeno de La Niña: son 3 años con escasa acumulación de reservas de agua en el perfil del suelo. Esto explica las enormes dificultades que está presentando el desarrollo de la campaña 2022/23.

¿Cómo está la soja de primera en región núcleo? “Si lloviese en estos días, podríamos soñar con 20 o 25 qq/ha”

“Es pobrísimo el estado de la soja de primera en Colón, Wheelwright y alrededores. Se ha perdido la mitad del rendimiento potencial, con riesgos de perder todo. Hacia Pergamino mejora bastante”, explican los asesores y agregan que desde Pergamino al este llovió en promedio 20 mm, pero hacia el oeste  la lluvia fue cero. En Ferré vaticinan un año difícil: “si sigue seco se podría perder gran parte de la gruesa. Si se normalizan las lluvias podríamos aspirar a 35 qq/ha para la soja de primera. No obstante, es probable que no cubramos los costos.  En San Pedro y Baradero, donde venían muy atrasados con la siembra, están a contrareloj tratando de cubrir el 50% de soja de primera que le restaba implantar y todo lo de segunda aprovechando los milimetrajes que recibieron el último fin de semana (entre 20 y 80 mm). Sin embargo, advierten que ya parten con una merma de rindede al menos 20% respecto al potencial zonal, solo por atraso en la fecha de siembra. Desde Marcos Juárez, tras los escasos 8 a 12 mm que recibieron el último fin de semana, el cultivo se encuentra resistiendo la falta de agua y está de regular a bueno, pero con una merma irreversible en el potencial de rinde: “en enero debería llover bien, de lo contrario las pérdidas van a ser muy importantes”. En Carlos Pellegrini los primeros lotes sembrados están bien pero los más tardíos bajo condiciones de siembra deficitarias no pueden despegar: “están sufriendo demasiado, con pérdidas diarias de plantas”. A unos pocos kilómetros, en los alrededores de Cañada Rosquín, estiman que el rendimiento alcanzable de la oleaginosa será un 30% menor que en un año normal. En Cañada de Gómez claman por agua para que no muera la soja“si lloviese en estos días podríamos soñar con 20 o 25 qq/ha.

Hasta 50% de caída  en las expectativas de rinde para la soja de 1ra y pérdidas que podrían trepar a los 700 u$s/ha

Con 60% de la soja de primera en condiciones de regulares a malas, una sequía que sigue afectando a casi al 100% del área y lotes que están siendo sembrados sobre el final de año, muy por fuera de su fecha óptima, la pregunta que surge es a qué rinde se puede aspirar esta campaña. Normalmente, el horizonte productivo que traza el productor de zona núcleo para soja de primera suele estar entre los 40 a 50 qq/ha. Sin embargo, hoy los asesores y productores reportan caídas en las expectativas de rinde de entre un 20% a un 50% y advierten que podrían caer más en función de cómo se den las lluvias“los milímetros que se pronostican para el comienzo del nuevo año son claves para frenar el deterioro del cultivo, pero ya no sirven para recuperar la potencialidad”, explican los asesores en los alrededores de Rosario donde estiman alcanzar 25 qq/ha.

Considerando este desplome en las expectativas de rinde, se trazaron tres posibles escenarios productivos de 35 qq/ha, 25 qq/ha y 15 qq/ha, siendo el primero un escenario optimista. Los cálculos arrojan márgenes negativos para las tres productividades  bajo  la condición de campo alquilado (situación en la que se produce el 70% de la soja la región).

Bajo alquiler se requiere cosechar al menos 38 qq/ha de soja para comenzar a ganar.  Las pérdidas ascienden  a  97 u$s/ha si el rendimiento logrado es de 35 qq/ha; pero si éste se desploma a 25 qq/ha o a 15 qq/ha  hay que esperar caídas en los márgenes netos de 422 u$s/ha y de 747 u$s/ha, respectivamente.

En campo propio, los resultados son positivos para las productividades de 35 y 25 qq/ha, pero no así para la de 15 qq/ha, ya que el rendimiento de indiferencia ronda los 16 qq/ha.

Indicadores Climáticos

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

El 2023 arranca con lluvias

Las precipitaciones se presentarán a partir de las últimas horas del sábado sobre el oeste de la zona GEA, para luego ir avanzando por el resto del área durante la jornada del domingo.

A partir del lunes se prevé que el sistema de tiempo inestable se vaya desplazando hacia el norte, por lo que se irá alejando de la zona GEA.

Las temperaturas tendrán una importante variabilidad a lo largo del periodo, con los valores más elevados durante el viernes, superando los 35ºC en gran parte de la región. Las mínimas se presentarán cambiantes pero durante el jueves podrían registrarse los valores más bajos. Con el correr de los días los valores se irían incrementando progresivamente.

La circulación del viento, también va a ser muy variable, prevaleciendo inicialmente del sector norte, lo que favorecerá el ascenso térmico durante el viernes. Luego, con la llegada de las lluvias, el viento cambiará al sector sur potenciando un importante descenso de las temperaturas. En general la intensidad del viento se mantendrá moderada durante la mayoría de los próximos siete días.

La cobertura nubosa será escasa y sólo durante el fin de semana se espera abundante nubosidad acompañando la llegada de las lluvias.

La humedad en las capas bajas de la atmósfera se presentará en aumento las primeras jornadas hasta la llegada de las precipitaciones y posteriormente se producirá una importante disminución por la rotación del viento al sector sur y el ingreso de la masa de aire más fría y seca.

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias dispares en la región

Hubo zonas que alcanzaron los 50 mm, mientras que otras no recibieron lluvias.

El valor más destacado se midió en Baradero, en Buenos Aires, con un total semanal de 50 mm. El resto de la región mantuvo un promedio en el orden de los 20 mm.

Las temperaturas presentaron valores elevados, pero no extremos, siendo similares a los del período anterior, ya que las máximas semanales se mantuvieron entre 35ºC y 38ºC. El registro más alto fue el medido en la localidad de Idiazabal, en Córdoba, con una temperatura de 38,9ºC. Las mínimas fueron muy inferiores a los promedios normales para la época del año, y muy por debajo de los registrados la semana previa. Los registros variaron  entre 9ºC y 11ºC. El dato más destacado fue el de la localidad de General Pinto, en Buenos Aires, con apenas 7ºC.

Los mapas de disponibilidad hídrica siguen mostrando características de humedad muy negativas en toda la zona GEA, con condiciones de sequía en la mayor parte de la región.

Para lograr niveles óptimos de humedad edáfica se necesitarían, en las próximas dos semanas, registros de más de 140 mm en toda la zona GEAcon núcleos máximos que alcanzan los 180 mm valores que, según las condiciones actuales, parecen muy difíciles de alcanzar.

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Inicio de año con lluvias

En los últimos siete días la oferta de agua se concentró durante el fin de semana navideño por el avance de un sistema frontal que provocó lluvias bastante generalizadas pero con una gran variabilidad.

Los registros más significativos privilegiaron las franjas este y oeste del país, dejando al centro, y a la zona núcleo en particular, con un sabor a poco que continúa agravando una pobre condición hídrica que se complica más con cada día que pasa.

Sobre el este, la provincia de Buenos Aires, el sudeste de esa provincia en particular, recibió los acumulados más importantes, en el orden de 20 a 60 milímetros.

En la franja oeste, el norte de Córdoba y gran parte del NOA sumaron milímetros de manera bastante generosa, aunque recibidos con menos ansiedad debido a que, en esa región en particular, las precipitaciones estuvieron más presentes durante la segunda década del mes.

La zona núcleo sólo recibió lluvias modestas, por debajo de los 15 milímetros  y con una marcada disparidad, absolutamente insuficientes como para aliviar la sequía que se impone en la región desde hace meses.

Según los pronósticos la última semana del mes tampoco dejará aportes pluviales sobre la región pampeana. Habrá que esperar hasta el primer día del nuevo año para que regresen las precipitaciones.

La influencia de un centro de baja presión posicionado sobre el sur bonaerense provocará un aumento de las condiciones de inestabilidad y la presencia de lluvias y tormentas que volverán a tener como denominador común una significativa variabilidad en su distribución y volumen.

La ausencia de lluvias durante la última semana del 2022 sumará a diciembre al nutrido grupo de meses deficitarios, que no lograron ni siquiera alcanzar los valores normales históricos de precipitación.

En este caso, diciembre, no solo queda muy lejos de los acumulados estadísticos mensuales sino también por debajo de los totales que alcanzó diciembre 2021, explicando claramente las enormes dificultades que está presentando el desarrollo de la campaña 2022/23.

Fuente: BCR

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *