Connect with us

Hi, what are you looking for?

Mas Noticias

La maquinaria agrícola, una exigencia rusa en el conflicto con Ucrania

A cambio de prorrogar la salida de granos por el mar Negro, que vence el mes próximo, el gobierno ruso reclama la reanudación de la provisión de estos equipos y de sus repuestos. 

A mediados de marzo, el gobierno de Rusia anunció que prorrogaba sólo por 60 días el acuerdo que permite la exportación de granos de Ucrania por el mar Negro.

Así, la administración de Vladimir Putin reducía en forma unilateral el plazo del convenio, que era prorrogable por 120 días.

Próximo a un nuevo vencimiento del acuerdo, Rusia ya puso condiciones y dentro de esas exigencias figura la maquinaria agrícola. ¿De qué se trata el pedido ruso?

Moscú solicita la reconexión del banco Rosselkhozbank al sistema de comunicaciones financieras SWIFT y la reanudación de los suministros de maquinaria agrícola, así como de repuestos y servicios para estos equipos, y la eliminación de restricciones en materias de seguro y libre acceso a los puertos.

Desde que comenzó el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, en febrero de 2022, Europa y Estados Unidos han aplicado sanciones económicas al país invasor (Rusia), entre las que figura el suministro de maquinaria agrícola.

Desde ese momento, sólo algunos países –entre ellos Argentina– han enviado algunos equipos, en especial cabezales para cosecha. Sin embargo, todo lo que es maquinaria autotropulsada (tractores y cosechadoras) se ha visto afectada por las sanciones.

Las otras dos exigencias rusas son la puesta en funcionamiento del amonioducto (para transportar amoníaco) Togliatti-Odesa, paralizado desde el comienzo de la campaña militar rusa en Ucrania.

Además del desbloqueo de las cuentas y activos en el extranjero de las compañías rusas vinculadas con la producción y el transporte de alimentos y fertilizantes.

La importancia del acuerdo

La Iniciativa de Granos del Mar Negro fue sellada originalmente en julio del año pasado entre Ucrania y Rusia, con el apoyo de Turquía y Naciones Unidas (ONU), para un plazo de 120 días, renovable por el mismo período, si no lo abandona ninguna de las partes.

Sin embargo, en los últimos días,  Rusia advirtió que no prorrogará el acuerdo del grano, que permite exportar alimentos a través del mar Negro, si no hay progresos en el cumplimiento de los compromisos que se desprenden del memorándum suscrito por Moscú y la ONU.

«Sin progresos en la solución de cinco problemas sistémicos (…) no se puede hablar extender la Iniciativa del mar Negro (el acuerdo del grano) después el 18 de mayo«, afirmó el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado de prensa.

El 18 de marzo pasado, Rusia extendió su vigencia solo por 60 días «debido a que la mitad del acuerdo no se cumplía y no se cumple hasta ahora«, sostienen voceros del Kremlin.

El comercio de granos desde esa parte del mundo es clave para el equilibrio de la oferta y la demanda mundial, en especial de trigo y maíz.

El bloqueo que tuvieron los puertos ucranianos en los primeros meses del conflicto causó que los precios de los alimentos se incrementaran en los mercados internacionales.

Debido a ello, la ONU -mediadora en el pacto- ha pedido a todos los países y al sector privado colaborar de la mejor manera posible para que el acuerdo sobre los granos tenga continuidad en el tiempo.

Fuente: Maquinac